P.J. Harvey - To Bring You My Love

Posted: julio 24, 2008 by M. Pitri in Etiquetas: ,
1


Por. Esponda

Si hay una dama de la música que me seduce a partes iguales como creadora y estrella de extraños estratos, esa es P.J. Harvey. Y probablemente sea este disco, la mejor forma de presentarse con sus sonidos de diversa procedencia pero reunidos en insólita conjunción. Una armonía que solo podemos imaginar capaz de conseguirla un espíritu meticuloso, o más bien esa extraviada y anhelante alma que va recogiendo referencias como lo hace con los pedazos de un corazón roto en busca de su identidad. Ese es el personaje que transita por estas diez canciones tan sobrecogedoras como excitantes.

To Bring You My Love no es precisamente el disco con el que conocí a Polly Jean, pero si con el cual me enamoré perdidamente de ella. Fueron tal vez toques de la orquestación de Down By the Water las que aparecen en mi catálogo mental reservado para su música. Pero escucharlo en su totalidad supuso uno de los más intensos trips acústicos que he de recordar. En el encuentras los rastros de sus primeros discos, desnudos y brutales, pero en un acabado mucho más sofisticado. Acá se distingue un coqueteo mayor con el pop y sus siempre presentes raíces en el folk el blues.

Pero antes que nada esta la omnipresencia vocal de su autora, siempre atrevida, por momentos es arrogante y por otros suplicante. A Polly no puedo dejar de imaginármela, detrás de todos esos disfraces y aventuras recitadas, como una criatura de imaginación mucho más activa que su propia vida. Eso es lo que más delatan sus alegorías amorosas y fastuosas alrededor de la humillación, el sadismo, el crimen, el éxtasis en conjunto.

El aire o sentimiento que circunda el disco es el deseo sexual y deben haber pocos discos tan arrechos como este. Un puñado de fantasías barrocas que navegan por ríos tumultuosos desbordados entre dos columnas que retumban por caricias:

Climbed over mountains
Traveled the sea
Cast down on heaven
Cast down on my knee
I've lain with the devil
Cursed God above
Forsaken heaven to bring you my love

To bring you my love
To bring you my love
To bring you my looooooooooooove!!

Desde el título, To Bring you My Love se decanta, con nosotros abordo, en las facetas más sórdidas o más bien experimentales del amor contrariado, en constante conflicto, sin espacios para eso que llaman felicidad, hasta el punto que los personajes se la inventan en medio de su desesperación. Todo esto es el corolario de melodías que juegan a partes iguales entre los ritmos más impactantes y los más acequibles, y vaya que PJ es un genio para conseguirlo (aunque no hay que negar los méritos de sus colaboradores más fieles: Flood y John Parrish).

Tengo grabadas todas y cada una de las veces en las que la chica del cabello negro pronuncia la palabra “gemir”, o sencillamente lo hace sin disimulos como en la tétrica The Dancer. Casi todas son canciones de súplica ante un amante desdeñoso o la ausencia de este. Pero no crean que arrastran patetismo y punto. A todas ellas las contamina una personalidad y un juego entre libidinoso y perverso que flechan el corazón a las sensibilidades más kinky (como la mía):

Dunk you under deep salt water
Bring me lover
All your power 
I'll be no hell
Out of your spell
Over under die of pleasure
Hear my dreaming
You'll be drowning
Hell's no God above
All drunk on my love

You wanna hear my long snake moan!
You oughta see me crawl my roar!

¿Cuál sería mi canción favorita? Difícil decirlo. Siempre esta la cadencia de Down By the Water con ese desvanecimiento a susurros, uno de los finales más extraordinarios en una canción. Pero también la furia de Long Snake Moan; la lúgubre Teclo; o la movida, aunque triste, C’mon billy. Tal vez a fin de cuentas tenga a Send his Love to Me en mi pedestal personal. Es la menos ostentosa, la más aparentemente sencilla. Pero su aire desnudo en folk expresa con tal o más intensidad el talento e intenciones de su trovadora, o lo que es lo mismo, la poeta alternativa en nuestra era:

How long must I suffer?
Dear God, I've served my time
This love becomes my torture
This love, my only crime
Lover please release me
My arms too weak to grip
My eyes to dry for weeping
My lips too dry to kiss
Calling ,Jesus, please
Send his love to me
I'm begging ,Jesus, please
Send his love to me hehehehehehehe!!





Eme-pi-Tri:



Send His Love To Me

Heart - Dreamboat Annie

Posted: julio 21, 2008 by M. Pitri in Etiquetas: ,
2


Aunque no lo crea hubo un tiempo en el que Heart era un grupazo. Nada tenía que ver con aquellas baladas insufribles -tipo Alone- con las que las hermanas Wilson se hicieron conocidas en todo el mundo. La verdad creo que nadie imaginó que aquellas chicas malas de los setentas terminarían, diez años después, acudiendo al mismo peluquero de Bon Jovi y haciendo lo imposible por parecer malas cantando baladas horribles.


Hace más de 30 años Heart era cosa seria. Ann y Nancy Wilson eran fánaticas de Zepellin -la primera pesaba quizá la tercera parte de lo que pesa ahora- y la verdad hacían lo que querían y lo hacían bien. Incluso dicen que se daban el lujo de cambiar de músicos acompañantes como de novios, al final los músicos siempre eran sus novios o algo así. Eran malas sin necesidad de pose alguna.

La verdad no sé qué pasó, ni cómo reaccionaron los fanáticos en esa época, pero el cambio fue desastrozo. Si no me crees pon en youtube "Magic man" de los setentas. Luego pon "Alone" de los ochentas. Y si eres un poco masoquista busca algo de los dosmil. Si tienes respuesta para lo que pasó ahí está la sección de comentarios. Quizá un mal manager, problemas con las drogas, una decepción amorosa, problemas financieros. En fin... en Heart eso de reinventarse nunca funcionó como debería.

Hay grupos que no debieron vivir más de diez años. Creo que a Heart le debió pasar eso. Para hazañas nos basta y sobra con Bowie o Madonna.




Eme-pi-Tri:




Magic Man


Sonic Youth :: River to River Festival, Battery Park 04/07/2008

Posted: julio 16, 2008 by M. Pitri in Etiquetas: ,
5

mucho choclo para ese loro

ok.

Pagué 70 cocos por 2 entradas para un concierto gratuito.

La verdad eso me importaba un carajo. Es más, lo volvería a hacer.

Era lo mínimo por ver a Sonic Youth, una de mis 5 bandas favoritas.

Así que una vez más, recién bajado yo, cuidad nueva, menos mal era temprano, me perdí, perdí bus, chapé bus, me perdí otra vez, latié, me perdí, llegué, me equivoqué, me perdí, llegué otra vez, pero era un poco más allá, llegué llegué, llegué llegué llegué llegué, llegué al fin, el Battery Park.

Con la colaza que había, estaba bien paltiado porque el grupo que abría The Fellies, ya había arrancado, pensé que no estaría muy cerca, pero menos mal pude llegar hasta lo que sería la 4ta fila, mas o menos al centro. Para mi sorpresa, para el lado de Thurston Moore.

Ni bien entraban se me salieron las lágrimas como chibola de 15 (una vez más), ver a Thurston entrando primero era simplemente genial y no podía ni imaginarme lo que seguiría después de cuadrarse, de oreja a oreja.

Arrancaron con Shes Not Alone, una canción más vieja que el carajo, pero de arranque nomás meter la baqueta abajo de las cuerdas, era mega extraño ver como esas cuerdas aguantan tanto, cheveraso!

De ahí el sonidito de la guitarra, y arrancan con Bull in the Heather, puta madre, taba más emocionado que chibolo en navidad, y aun esa descripción me queda corta.

Seguían los temas, era un set bien variado para la cantidad de producción que tiene Sonic Youth, y ver como una canción que hicieron hace más de 20 años enpalmaba perfecto seguida de una del último disco era sorprendente.

Escuchar Skip Tracer fue algo especial, pues no solo es una de mis favoritas, sino que además, es una de Ranaldo, que tiene una personalidad recontra distinta, pero encaja perfecto con el total de la banda.

Luego de varios temas me di cuenta de algo, hay guitarristas geniales, bastantes, pero hay un puñado que no se podrán igualar, no solo por el talento, sino al conjunto, con la vibra, el plante, y la energía que puede transmitir, en el primero que pensé fue en Jimi Hendrix, tal vez Eric Clapton y definitivamente Thurston Moore, no recordé mas la verdad.

Cuando vi que el escenario estaba como para 4 parados la verdad me emocioné porque pensé que estaría Jim O´Rourke, pero no, no, no, era pa otro bajista, tocaron con 2 bajos la mayoría del tiempo.

Ahora me gusta más Jams Run Free, Kim la cantaba bailando como chibola coqueta, era un cague de risa, como algunas cosas aparentemente pequeñas pueden hacerte olvidar el factor edad tan rápido, la verdad si me ponían a Avril Labicth calata y al otro lado a Kim, la verdad me iba donde Kim.

Al menos un rato.

creo.

ok.

Se webió en Drunken Butterfly y dijo "noinonono STOP!!!", la cagada, quería escuchar esa en verdad, dijo que no recordaba la segunda parte, Thurston dijo algo tan básico como real "repite la primera...". Menos mal arrancaron otra vez.

"Not to make excuses but
those lyrics don’t mean anything.
Except the ‘I love you’ part..."

De ahí se quitaron, pero de hecho volvían, no podían terminar en un tema que se jodió, aunque el hecho de ser un show gratuito me hacía imaginar que no sería muy largo, y ya iba una buena hora.

Nunca había visto un baterista sonreir tanto con cada tema que tocaba, ni siquiera cuando reventaba los platillos Steve Shelley dejaba de sonreir, me parecia loquísimo. Como si en verdad recontra gozara con el hecho de tocar. Un placer, casi sexual.

Arrancaron de vuelta con Making the Nature Scene, con una versión mucho más violenta que la original, luego la cheverasa Pink Steam, otro encore, una crudaza Schizophrenia seguida de la putamadrísima 100% y se fueron, para no salir otra vez. Pero se fueron a lo grande!

Joder por setlist, triunfar, volver, perderme otra vez.

Inolvidable.

"I been waitin for you just to say
Hes off to check his mind
But all I know is you got no money
But thats got nothing to do with a good time
..."

Eme-Pi-3:



She Is Not Alone



Skip Tracer

Video:
100%

The Rolling Stones - Let It Bleed (1969)

Posted: julio 14, 2008 by M. Pitri in Etiquetas: ,
4


Por. Esponda

Una de las más eternizadas preguntas sobre la música contemporánea es aquella que te lanza dos alternativas: ¿Beatles o Stones? No creo que esta pugna de hálitos alrededor de estas dos bandas fundamentales vaya a modificarse con el tiempo. Pero con todo puedo decir que mi balanza afectiva siempre se inclinará hacia las descaradas irreverencias y los acordes vibrantes del blues que se apoderaron de Jagger y compañía. Y de ello me terminó de convencer este disco genial, fuerte y poco transigente a decir verdad.

Let It Bleed es un disco clave en la carrera de los Stones, es toda la historia de una profilaxis. Mientras Lennon y su gente estaban llegando a admitir que no podrían superar la crisis interna que vivían en ese momento, los chicos malos nos cuentan acá que la posible destrucción puede ser detenida dejando sangrar a la bestia. Por ahí se dice que el título fue un cachoseo al Let It Be, y aunque ese manifiesto final de los de Liverpool fue lanzado recién unos meses después, es probable que ambos grupos estuviesen en contacto hasta para contarse mutuamente sus resacas. Como que sus particulares certezas a la The Times They Are a-Changin' les llegaron con algo de retraso.

Y eso es a lo que me suena Let It Bleed, a una especie de madurez muy propia que se veía venir en los discos previos. No dejan de ser aquí tan provocadores como siempre, pero se permiten un espacio para la melancolía y la experimentación. Y que mejor terreno para hacerlo que su entrañable blues, al cual vuelven con más fuerza desde sus primeros discos. Y en este sangrado no hay mucho espacio para los clásicos hits a pesar de la poderosa Gimme Shelter ese himno frenético contagiado de soul con el que arranca.

En medio hay todo un festival de sonidos en el mejor estilo del grupo: blues, blues y más blues. Un imaginario que regresa a las cantinas, borracheras y despedidas amorosas pero que añade también los piquetes de agujas y más de su delicioso y obsceno detallismo por los entretelones sórdidos y sangrientos de aquellas crónicas hechas canciones. Ese es uno de los motivos por los que sea también uno de sus discos menos accesibles a las odiosas radios que recolectan párvulos a más no poder.

Ahí suena un sentida versión de Love inVain de Robert Johnson; You Got The Silver cantada por Keith; las malogradazas alusiones costumbristas de Midnight Rambler y la canción que da título al disco; y por supuesto ese super tema con toques funk que es Monkey Man, como para gritarla en un abrazo con los amigos:

I’m a monkeeeeeeeeeey
I’m a monkeeeeeeeeeey
I’m a monkeeeeeeeeeey…man

El aura de exorcismo que rodea a las nueve canciones que la componen tiene como alimento verídico a la despedida de Brian Jones, ese monstruo poco a poco desorbitado y opacado por sus compañeros hasta el punto de simbolizar con su muerte, el fin de una era para las piedras rodantes. La delirantemente gospel You Can't Always Get What You Want pone punto culminante como contestando a su emblemática (I Can't Get No) Satisfaction:

You can't always get what you want
You can't always get what you want
You can't always get what you want
But if you try sometimes you must find
You just might find
You get what you need

Apoteósica bienvenida a la nueva década, un fin de año que lamento haberme perdido.

Eme-pi-Tris:





Video:

Monkey Man

Mercury Rev - Deserter’s Songs (1998)

Posted: julio 11, 2008 by M. Pitri in Etiquetas: ,
4


Hace como seis años un amigo me regaló este disco. No sé si fue buena idea regalarme algo así a esa edad, pero yo lo recibí entusiasmado. Es más creo que fue mi único regalo de la noche. Era mi cumpleaños 22 y había llegado algo tarde a lo que debería ser mi fiesta de celebración en la casa de otro amigo. Se supone que íbamos a empezar desde temprano, pero yo llegué faltando pocos minutos para que mi cumpleaños empiece. Como siempre varié los planes y los encontré ya bastante avanzados y obviamente un poco cansados. De todas formas chapé mi disco, me nivelé con el alcohol, recibí mis abrazos a las 12, pudimos seguir tomando y hablando, y cuando ya eran casi las cuatro de la madrugada eché mano a mi condición de cumpleañero y exigí que se pusiera mi disco de regalo.

Lo que pasó después debe ser algo parecido a alguna escena de easy rider o alguna pela parecida.

No recuerdo más la verdad. No sé si llegué siquiera a Endlessly (aquella canción perfecta que empieza con gritos a lo theremin) o si pude terminar de escuchar el disco. Tampoco sé cómo llegué a una cama ni en qué momento me desconecté de la realidad. Sólo recuerdo la música de Mercury Rev envolviéndolo todo, volviéndonos personajes de alguna escena psicotrópica en donde algunos daban vueltas a un árbol otros luchaban cual escarabajos para ponerse en pie y otros mirábamos la escena sin poder mover ninguna parte de nuestro cuerpo.

De pronto todo se fue oscureciendo.

A la mañana siguiente me desperté junto a un amigo y con una mano de plátanos a los pies de la cama. Al lado otro par de amigos dormían. Medio asustado pude incorporarme e ir al baño. En el trayecto pude ver los rastros de mi cumpleaños. Varios puchos, un trapo, una damajuana de pisco a medio terminar, algunos amigos durmiendo en muebles y en otras camas. Y varios discos medio húmedos por la llovizna de la noche. El disco desertor había pasado la noche bien abrigado dentro del equipo.

Poco a poco nos fuimos despertando y agrupándonos como la tribu que éramos. La mamá del de la casa nos alcanzó un super desayuno y nos contó que ella tuvo que llevarnos uno a uno a la cama. Poco a poco nosotros fuimos volviendo a nuestras vidas despreocupadas. Algunos tenían que ir a la universidad, otros a sus casas. En el trayecto, de casi dos horas no hablé con nadie. Solo escuché un par de veces más mi regalo de cumpleaños y pude comprobar que no había nada más triste que viajar resaqueado el día de tu cumpleaños 22 con este disco en los oídos.

(por si no quedó claro me encanta este disco aunque me dé una pena enorme)

Niza - Canciones de temporada

Posted: julio 05, 2008 by M. Pitri in Etiquetas: , ,
6


un post dedicado a la fa a manera de rompecabezas sobre uno de los discos en español más bonitos y que más hemos escuchado.

A Niza la vida le duró solo 6 años. Suficiente tiempo para sacar dos singles y este su único disco. Una joya imprescindible de la música en español compuesto por 12 canciones, de donde sacaría por lo menos tres para mi compi de música en español. Y aunque a veces quejoso creo que es el disco ideal para escucharlo en pareja.

Amor cúbico: La felicidad total cantando y bailando "y si te necesito y si quiero tus mimos: solo tengo que hacer chú y apareces tú"...

Por las tardes: quizá la canción más bonita del disco. una tarde de verano caminando sin pensar en nada más que en aquella oración que dice: ME CURARE CON BONITAS CANCIONES.

Parasol: la canción perfecta para una joven esperando en una estación de tren. aquella canción perfecta para mandar por mail. pucha esta canción es demasiado, sobre todo con eso de los días ya no pasanm enero llega a la ciudad... 



Inés: un invento del que nunca hablo es de un dispositivo en el oído que haga que dos personas que corren juntas puedan escuchar en el mismo tiempo, la misma canción. sin uso de audífonos dobles ni nada de eso. quizá el video debería ser 3 minutos de travelling con fondo verde.

isolee: el merecido descando en una hamaca que queda chica para los dos. 

solsticio de verano: quizá la melodía ideal para un domingo a las siete de la noche, volviendo a la casa y sabiendo que el lunes hay que empezar otra vez a trabajar. Cortita tristeza, digamos que la ideal.

septiembre: si no me equivoco en Europa septiembre es algo así como que nuestro abril. o sea el peor mes del año. aquí menos mal es uno de los meses más lindos.

tan frágil: varias veces te he dicho que todo es muy frágil y no sé por qué siempre pienso en esta canción cuando pienso en eso. te dije que pienso por fragmentos. Y a veces también escribo de esa manera.

a contraluz: digamos que la canción de amor por antonomasia. siempre he querido usar esa palabra en uno de mis posts. aunque no sepa muy bien de qué se trata.

tal como éramos: debo corregirme esta es la mejor canción del disco, quizá sea la canción que más me haga recordarte. "y sin querer esperarte en el hotel mientras pienso en un cuadro de cezane...

universo: siempre he pensado en qué hace esta canción en este disco?

solsticio de invierno: y no es cierto que todo siempre terminé mal ni tampoco triste, aunque esta canción se encargue de decirnos lo contrario.




Por las tardes


Yo te avisé!! (1.07.08)

Posted: julio 01, 2008 by M. Pitri in Etiquetas: , ,
0



Ok, seguro ya lo he dicho varias veces pero una de las cosas que nunca me he perdonando es el no haber ido a ver a los Fabulosos Cadillacs las veces que vinieron al Perú. Parece pues que la historia me dará una oportunidad más. Y es que lo que ya se rumoreaba hoy día se confirmó. Los Fabulosos reaparecieron, después de 6 años, en el Planetario de Palermo en Buenos Aires.

Se trató de un pequeño concierto en tiempo, pero una gran noticia para los seguidores. Con la presentación de hoy, inician su gira "Yo te avisé!!", que los llevará por diversos países entre los que, menos mal, está incluído el Perú.

- Aquí lee una reseña del disco Rey Azúcar

fabulosos cadillacs en perú, fabulosos cadillacs en colombia, fabulosos cadillacs en mexico, regreso de los fabulosos cadillacs, gira